SINOPSIS

El hijo de mi Padre … Es una obra directa, dura, sin contemplaciones. Un viaje  interminable de regreso en busca del ser, de la identidad, del conocimiento, de la verdad y la conciencia. La vida fundamentada en la lucha diaria y en la rabia de irla viviendo. Un homenaje a la cita del psicoanalista  Santiago Ramírez: “infancia es destino”.

Maxi (Chimino) es un hombre nacido en la frontera, que intenta  reconocer en su pasado las contradicciones de  un periplo de desencuentros.   Al contarnos su historia de vida iremos, de la mano –o del puño- de él, descubriendo  las condiciones que lo convirtieron en el Maxi, que pudo ser.  Conoceremos a  las personas, a las situaciones que lo definieron, su infancia como pautas del destino que lo fueron  guiando o desviando del camino de su vida.

El hijo de mi padre

de Adrián Vázquez

 

El sello característico de los espectáculos teatrales de Adrián Vázquez está en que él escribe, él dirige, y él los actúa. Estos unipersonales de Vázquez no tienen en sí nada de extraordinario, pues él no es el único en este mundo que se avienta sobre el lomo todo el trabajo escénico, son extraordinarios porque Vázquez es un dramaturgo inteligente, un director oficioso y una bestia descomunal en los tablados.

En El hijo de mi padre, Adrián lleva al extremo su idea de lo unipersonal, ejecuta ahora más personajes (no digo cuantos porque me parece vano contarlos, pero créanme, muchos más que en otros montajes), y los hace vivir sobre una tarimita de dos por tres pies. Si esto fuera poco, llega a trepar a la escena hasta tres o cuatro personajes al mismo tiempo y se las arregla para, con sutileza, dejar claro quién es quién y dónde está, repito, todo en una tarimita de dos por tres pies.

Pero no todo es forma ni derroche actoral. La historia de El hijo de mi padre es una historia potente y pertinente. No digo mucho de ella por no develarla, baste saber que es una bildungsroman en estos tiempos, en Tijuana, con todo lo que esto implica. Como tal, supongo que esos que ahora llaman públicos jóvenes cuando no están asaltándola, la pueden disfrutar y aprovechar, al menos tanto como yo lo hice.

Luis Enrique Gutiérrez O.M.

CREDITOS

 

El hijo de mi Padre                 Unipersonal de Adrian Vázquez

Maxi, el narrador

Chimino, el niño

Emilio, hermano de Maxi

Sofía, hermana de Maxi

El Padre

La Madre

Lala

El Grillo

Lala

Pedrín

Lalo

El catsup

El Rana

Jairo

El Ruli

Pablo Pecas

Ramón, el Moncho

Fofo,  hermano  de Pablo

Pilo

Don José, papá del Ruli                     Adrián Vázquez

                                            

 

Diseño Gráfico     COPO, Nancy Angulo

Fotografía     Alma Curiel/Javier Flores

Asistente de Dirección             Fernanda Bada/Tania Mayrén/Vannya Vázquez/

                                                              Mariana Tejeda/Cecilia Spiritu

 

Canciones

  • Carucho
  • AK-47
  • El maquilazo              NORTEC

 

Producción Vago’s Productions

Dirección y Dramaturgia Adrián Vázquez

”Este montaje lleva a los límites el sentimiento humano, en un momento puedes estar riendo a carcajadas por las aventuras y bromas de Maximino, y en un segundo la situación da un vuelco de 180 grados al encontrarnos con desgarradores desenlaces, perfectamente bien actuados por Adrián Vázquez, que te mantendrán al filo de la butaca ()En un espacio adecuado para 25 personas, el actor puede ver al público a la cara y desenvolverse a escasos metros de él (apenas dos). Esta puesta en escena comienza narrando la vida del pequeño Maxi, quien vive sumergido en una familia marcada por el pasado y por una sociedad “moderna” donde el alcoholismo, la drogadicción y la ausencia de valores colectivos lo llevan a formarse -a los seis años de edad- como uno ser violento y despreocupado”

Kevin Contreras, Cartelera de teatro.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=nMM-SiVrYds&list=PLD08MNMxUuxV8poqCM4NHCBBjTXFjNdqa&index=2